Para Manuel Sánchez Castro, un contrato de arriendo, es una ganancia para el propietario y necesidad que busca satisfacer las necesidades a los arrendatarios. Sin embargo, al tomar una propiedad en arriendo o al arrendar, es importante que conozcan  cuáles son los derechos del arrendatario y por supuesto, cuáles son los deberes con los que debe cumplir.

 

Según Sánchez, Ley  820 de 2003, en los contratos “hay unas cláusulas específicas como el uso que se le va a dar al inmueble, la duración y los términos y todo va regido ante esta ley”.

Derechos como Arrendatario:

Como inquilino, están en el derecho de disfrutar plenamente de la propiedad, tal y como lo contempla la ley: “servicios, cosas o usos conexos, los servicios públicos domiciliarios y todos los demás inherentes al goce del inmueble y a la satisfacción de las necesidades propias de la habitación en el mismo”.  Como también a privacidad, al acoso, cambios repentinos de servicios públicos en el alquiler o desalojo sin previa notificación.

Ahora, en cuanto a las obligaciones, el primer deber  que está contemplado en la ley 820  y de las cuales es una de las principales, está la de “pagar oportunamente el canon de arriendo como queda estipulado en el contrato” , además de establecer el pago a tiempo de los servicios y otros gastos conforme a lo que diga el contrato y cumplir las normas del reglamento de propiedad horizontal.

Finalmente, es importante resaltar que todos los inquilinos, no importa donde vivan, tienen derecho a una vivienda habitable. El propietario tiene la obligación de prever la conservación y mantenimiento de su propiedad, y si esta obligación no se cumple, el inquilino puede tener derecho a un recurso legal.

¿Qué identidad regula estos derechos?

La Secretaría de Hábitat  es el  ente encargado de ejercer un control sobre los arrendatarios y propietarios, si se infringe a alguna violación  de algún derecho hacia el inquilino o por determinada parte  (arrendatarios y arrendadores), se puede incurrir en sanciones económicas, administrativas o llegar a un proceso jurídico.

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro y el despido laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *