Manuel Sánchez Castro y el acoso Laboral

Para Manuel Sánchez Castro,  el acoso laboral, es el conjunto de acciones continuadas de violencia psicológica injustificada con el  objetivo de producir miedo, terror, desprecio o desánimo en el trabajador.

Según Sánchez Castro, la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo define como el comportamiento agresivo y amenazador de uno o más miembros de un grupo.

Ahora, de acuerdo con lo establecido en el inciso segundo del art. 2º del Código del Trabajo, “el acoso laboral es toda conducta que constituya agresión u hostigamiento reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como resultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades en el empleo”.

Un estudio, advierte que este escenario no sólo afecta a la salud de la víctima, sino también a la empresa en general, pues está comprobado que un trabajador acosado psicológicamente reduce su rendimiento y con esto, la productividad.

¿Cómo denunciar el acoso laboral?

• La víctima dispone de unos derechos que puede ejercer para mejorar su situación ante el acoso moral. Es necesario pedir asesoramiento jurídico.
• Cuando reconozca que se está produciendo mobbing debe buscar ayuda y comunicarlo  al Comité de Seguridad y Salud de la empresa o al representante legal de los trabajadores con el objetivo de que inicien una investigación discreta de los hechos.
• Antes de iniciar acciones legales, la víctima debe informar a la empresa por escrito y el trabajador debe guardar una copia del recibí de la empresa.
• A partir de ese momento el trabajador puede exigir la presencia de un asesor legal en todas las reuniones.
En Europa, el acoso laboral es catalogado como riesgo laboral y es considerado como una epidemia. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), habría alcanzado el grado de pandemia al ser causante de varios suicidios, remarca el informe.

Le puede interesar:  Manuel Sánchez Castro y los acuerdos prenupciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *