Manuel Sánchez Castro, señala que un contrato de relevo, es aquel que sustituye  a un trabajador de la empresa que ha obtenido una jubilación  parcial y no realiza la jornada completa. Sánchez, puntea, que este  completará la parte de la jornada laboral sin cubrir en el mismo puesto de trabajo o en uno similar al del jubilado.

Este tipo de contrato, se encuentra  regulado  por los artículos 12.6 y 12.7 del Estatuto de los Trabajadores y por el Real Decreto Ley 5/2013. En ambos documentos legales se establece el carácter obligatorio de este tipo de contratos cuando en la empresa se produce una jubilación parcial sin que el afectado haya cumplido la edad ordinaria de jubilación, establecida para 2018 en 65 años y 6 meses.

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro y los acuerdos prenupciales

Se trata todavía de un tipo de contrato laboral poco común. A continuación se mencionará algunas de las características de este acuerdo.

  • Cuando una empresa se enfrenta a la necesidad de firmar un contrato de relevo debe saber, en primer lugar, a cuáles personas puede o no contratar. El futuro relevista debe ser un trabajador en situación de desempleo o uno que ya tuviese concertado con la empresa un contrato de duración determinada.
  • Seleccionado a la persona idónea para complementar el trabajo del relevado se formaliza el contrato de acuerdo al modelo oficial.
  • En el documento contractual deberán constar los datos de la persona que se jubila, especificando la cantidad de reducción de jornada, junto a los de la persona que le releva, haciendo constar sus tareas y la duración de su jornada laboral.
Salario en los contratos de relevo

Aun tratándose de un puesto de trabajo “compartido” entre dos trabajadores, la asignación mensual de ambos debe ajustarse a un salario suficient conforme marca la ley. La base de cotización del empleado y el  jubilado parcial deben estar en relación.

Según Sánchez, esta remuneración compete a la negociación colectiva y está fijada en cada convenio. La del recién llegado no podrá ser inferior al 65% del promedio de las bases de cotización de los seis últimos meses del jubilado parcial.

El trabajador que acceda a la jubilación parcial cobrará la parte correspondiente a la jornada parcial que desarrolle en la empresa y el resto se imputará a su prestación por jubilación con las reducciones correspondientes por tratarse de jubilación parcial.

Le puede interesar: Manuel Hernando Sánchez Castro y el acoso Laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *